Blogia
HOTEL CALIFORNIA

PATRICK DIA XII (Capítulo 46)


 

Nos hemos levantado pronto a pesar de no haber dormido casi nada, la verdad es que no me apetecía demasiado estar en la cama pudiendo estar fuera haciendo cosas. Ellos tampoco, o eso parece al menos. Me he levantado, he ido directo al lavabo a vaciar mi vejiga, por el camino hacia el escusado las puertas de los cuartos de ellos se iban abriendo y aparecían con las caras de no haber dormido demasiado.

 

-¿No puedes dormir verdad? –Me dice Jared, vestido y preparado para bajar a desayunar.

 

-La verdad es que no mucho. Hay muchas cosas que hacer y preparar. Me preocupa que esto vaya a peor, es más, creo que solo irá a peor, no me imagino las noticias diciendo que han encontrado una curación milagrosa y que todo el mundo puede volver a su casa. Y en mi caso, volver a mi casa es un tanto contradictorio. –Mascullé un poco más desanimado que otros días.

 

-Tú ya estás en tu casa. –Dice mientras guiña un ojo.

 

-Gracias Jared.

 

-Venga va, aséate y nos vemos desayunando. Tenemos mucha faena hoy. –Me dice mientras levanta el pulgar.

 

En ese momento aparece corriendo Tomo en calzoncillos por el pasillo:

 

-Paso, paso… Qué tengo una urgencia. –Viene gritando Tomo.

 

Me aparto y se me adelanta en el servicio. Jared me mira y dice:

 

-Ya te ha tomado el pelo, a nosotros no nos lo hace ya porque sabe que no cuela. Pero a ti te ha engañado bien. Eres un inocente. –Sonríe y se va al comedor.

 

Tomo se me ha colado vilmente, al menos para ganar tiempo iré a cambiarme. Salgo de mi cuarto cambiado ya y me dirijo por fin al lavabo. Cuando ya he aliviado mis necesidades fisiológicas voy al comedor.

 

-Hombre el señor lento… -Dice Tomo sarcásticamente.

 

-Tendrás cara… -Le digo mientras le doy un golpe en el hombro.

 

-¿Le has hecho lo de la urgencia del lavabo verdad?- Pregunta Shannon sabiendo la respuesta.

 

-Pero esta vez era verdad… Jajaja… -Dice Tomo.

 

Me preparo el café mientras ellos hablan del generador y su estado.

 

-A ver. Recuerdo que ese generador tenía un problema porque mi padre decía que tendría que acabar comprando uno si algún día nos quedábamos sin luz. Pero no recuerdo qué era.- Jared le pregunta al resto del grupo.

 

Shannon devorando una magdalena de chocolate con azúcar glass por encima le contesta:

 

-Se calienta. Cuando los probábamos a las tres horas o así, se recalentaba y como tiene un sensor de temperatura se para automáticamente. Lo usaba cuando tenía que soldar o recargar el compresor para que no saltaran los plomos del almacén del desguace. Porque si los SAI no funcionaban correctamente y perdíamos la información de las piezas que tenemos almacenado en el servidor, era un marrón. Ya pasó una vez y tuvimos que recontar todos los recambios almacenados. Imagínate.

 

-Vaya. Pues podríamos sacarlo fuera. ¿No?-Pregunta Jared.

 

-Poder, podemos. Pero, si queremos mantenernos ocultos, lo mejor es dejarlo allí dentro, suena mucho. Incluso si utilizásemos algún tipo de aislante para el ruido en las paredes de la caseta donde está, mejor. Cuando el taller y el desguace tenían el movimiento cotidiano apenas se notaba, pero, ahora hay un silencio sepulcral en las calles. Cualquier ruido será un imán para los de ahí fuera y no solo me refiero a los humanos saqueadores.–Dice Shannon, tremendamente convencido de lo que habla.

 

-La verdad es que tiene razón. ¿Sabemos si va? –Pregunto dando la razón al hermano de Jared.

 

-Supongo que sí, puede que le falten unos ajustes, pero tenemos que salir a arreglarlo lo más sigilosamente posible. No sabemos quien puede haber alrededor de esa zona del patio. –Dice Shannon señalando la parte trasera del desguace donde están los coches apilados.- Además sería interesante separar las dos zonas del recinto, por la entrada y el almacén es bastante poco probable que entre nadie, pero hay zonas más descuidadas, por ejemplo por donde entró Patrick. Si lo que pretendemos es tener un buen refugio para evitar que puedan entrar esos cabrones, yo separaría las zonas. 

 

-Yo sé como separarlo para que no pase nadie, a más, tendrá movilidad y si quisiéramos ir nosotros será fácil. Dejadme a mí esto. –Dice Tomo levantándose y poniéndose el roñoso mono azul con el logo de Castrol en la pechera.

 

-Vale. Shannon y Patrick se ocuparán del generador, Tomo de la separación, no hagas demasiado ruido, y yo me encargaré de apuntalar la puertas de acceso. Ya me aseguro de que se pueda deshacer en caso de urgencia de la forma más sencilla posible. Si se puede.

 

Acompaño al taller a Shannon, busca su carro de herramientas Snap-On rojo con ruedas y en uno de los cajones se dispone a buscar llaves, destornilladores, un alicate y las mete en una caja más pequeña para transportarlas hasta allí. Coge también un bidón verde militar para gasolina de unos veinte litros y me lo da.

 

-Mira a ver cuanto queda.- Me dice.

 

Abro el tapón y me asomo al agujero. Está casi entero.

 

-Está prácticamente lleno. –Le digo enseñándole la garrafa.

 

-Mejor, así nos ahorramos de subir a buscar más, gasta menos de un litro por hora, así que tendremos bastante para una emergencia, supongo que tendrá en el depósito pero lo sacaremos, porque no sé cuanto llevará ahí esa gasolina, si está sucia puede que lo estropee.

 

Cogemos todas las cosas, nos vamos a la zona donde está el generador, pasamos por el lado de un Tomo muy atareado haciendo la barrera entre el almacén y el depósito de los vehículos siniestrados. La va a hacer con alambrada como la de fuera, cuando cercaron todo el perímetro debido a esa ley que hasta ahora nos ha hecho estar muy tranquilos aquí dentro, sobró y la va a aprovechar. Dice que pondrá una tela verde de jardín para que si alguien le da por mirar, no vea nada de lo que hacemos dentro.

 

Pasamos por al lado de la Aprilia a la que le rompí la maneta, cuando pueda la tengo que arreglar, me da pena verla así. Shannon coge una carretilla para herramientas, es como un carro de supermercado con un mango grande para arrastrarlo, aguanta unos 150 kilos, tiene cuatro grandes ruedas hinchables, ponemos encima todo nuestro cargamento, entra en una pequeña caseta metálica y saca unos rollos de fibra de vidrio aislante, esa que es amarilla y se usa para forrar las casas por dentro. Como pica mucho en contacto con la piel, hemos cogido guantes para manipularla. La sujetaremos a las paredes con unos pasamanos de aluminio y unas bridas de plástico. Qué sería del mundo sin estas bridas, son el invento más práctico que existe. Lo cargamos todo en la carretilla y nos vamos a nuestra tarea.

 

A mitad del cementerio de vehículos y pegado a una de las vallas del exterior está el generador dentro de una caseta. La abre Shannon, dentro hay un generador grande y rojo de la marca Honda. Tiene mucho polvo y varias cosas sobre él. Las quita de encima y mira el depósito auxiliar que tiene en uno de los lados. Está a la mitad, debe ser un depósito de unos cincuenta litros.

 

-Este es el depósito, el del generador era muy pequeño y mi padre le puso este como auxiliar. Debe tener los mismos litros ahora mismo que llevamos en el bidón. Lo vaciaremos porque no sé cuanto llevará esto aquí. –Dice mientras desmonta un manguito de goma transparente.

 

Mira el nivel de aceite, es un motor de cuatro tiempos, está correcto. Desmonta un par de tapas de plástico que llevan unos tornillos para mirar el filtro del aire, lo sacude y le saca todo el polvo, lo vuelve a colocar en su sitio. Limpia un poco los alrededores.

 

-Primero pondremos el aislante para no llamar la atención cuando arranquemos el motor, al menos este es gasolina y suena menos que un diesel. Pásame la fibra, el pasamanos y las bridas. –Me dice susurrando.

 

Coloca la fibra por las paredes de la caseta sujetándola provisionalmente con unas tiras de cinta americana, luego ponemos los pasamanos en cruz y los fijamos a las barras superiores e inferiores con las bridas. Queda bastante bien la verdad. En el suelo y el techo también ponemos fibra, en el piso solo lo hemos puesto por encima con un poco más de cinta para las partes que pisamos pero en el techo hemos repetido el procedimiento de las paredes. Así que ya estamos dispuestos a probarlo.

 

Cerramos la puerta y nos metemos dentro. Shannon intenta encenderlo, pero éste se cala. Prueba de nuevo pero no hace nada, lo intenta otra vez, pero sigue sin arrancar. Después de unos ajustes ,creo que en el carburador, consigue que funcione. Sí que hace ruido sí, pensaba que sería más sigiloso y huele a gasolina una barbaridad.

 

-¿Es normal que huela tanto a gasolina Shannon?- Pregunto en voz baja.

 

-No. Claro que no, pero llevaba mucho tiempo sin funcionar y le he estado tocando las tripas un rato. Ahora lo limpiamos todo cuando comprobemos si suena mucho fuera. –Me dice mientras recoge piezas del suelo.

 

Salimos y cerramos la puerta con el generador en marcha. La fibra aísla bastante el sonido, el único problema será el sobrecalentamiento del motor, espero que con el aislamiento no haya empeorado. Sino en caso de quedarnos sin corriente eléctrica solo tendremos unas horas entre calentón y calentón del sistema y lo que es peor, nuestra comida está en los congeladores. Eso sin contar que el motor del generador sufrirá mucho si está todo el día recalentándose.

 

Nuestra misión ha sido un éxito, hemos limpiado todo lo que creíamos que podía originar el olor a combustible y hemos recogido las herramientas, las hemos cargado en la carretilla para volver al apartamento que es nuestro hogar. Qué raro suena, tengo hogar. Volviendo hacia el taller, vemos que Tomo tiene casi acabada su frontera, ha puesto unos tochos de hormigón para sujetar los mástiles de las vallas y ahora está colocando la tela verde de jardín. Como lo ha colocado todo con unos tensores y alambres, ha quedado más fuerte de lo que pensaba, dice que soldará las vallas de los extremos. Ha hecho un gran trabajo.

 

Por otra parte, Jared está casi acabando de apuntalar la puerta, ha cogido unos tablones que se usan para subir y bajar los coches con el toro mecánico y los ha cruzado delante de la gran puerta metálica de la entrada. Dice que cuando acabe, pondrá también el toro delante de la unión de las dos hojas, si alguien pretende entrar arrasando la puerta con su coche, se llevará una sorpresa de cuatro mil quinientos kilos. Un gran bloque de metal de más de cuatro toneladas parado no es el mejor objeto para chocar con un turismo.

 

Subimos al apartamento para preparar la comida, llevamos levantados desde las siete de la mañana prácticamente y tenemos ganas de descansar ya. Pongo la tele, ya no ponen la programación normal, la noticia inunda las cadenas y hablan de algo realmente preocupante. Los estados integrantes de la unión europea estudian bloquear las fronteras con España por tierra, mar y aire. ¿Qué está pasando? Se está extendiendo a un ritmo vertiginoso, ahora como exclusiva dicen que las carpas del hospital han dejado de ser operativas ya que el hospital se ha evacuado indefinidamente, debido a que no queda prácticamente nadie en la ciudad, no tiene sentido tenerlo funcionando. Qué mentirosos y liantes son, desde ayer las carpas del hospital están abandonadas. Sino que pintaba el hombre aquel que me miró al pasar con la moto.

 

En cuanto a lo de las fronteras, eso sí que me sorprende, creo que se les ha ido de las manos y ahora empiezan a enterarse otros países de lo que está pasando. Debido a que son muchos más los desaparecidos que los afectados por la infección, una cadena de televisión ha creado una página web para que la gente añada a sus conocidos perdidos. En escasas horas de funcionamiento, más de quince mil personas han registrado a sus familiares y amigos. Parece que es el fenómeno del momento, nadie sabe donde están sus seres queridos y las líneas telefónicas llevan unas veinticuatro horas saturadas.

 

Cada vez que miramos las noticias la cosa está peor, lo de las fronteras me ha sorprendido y no precisamente de forma grata. Eso es que lo ven cada vez peor sin lugar a dudas, retomamos el control de Internet, hace un par de días que no lo miramos debido a que no hemos tenido tiempo y solo nos hemos fiado de las noticias de la televisión. Las novedades en la red son caóticas, muchos vídeos de supuestos ataques, algunos parecen ciertos y otros imbéciles aprovechan para tener sus minutos de fama burlándose de los afectados, hay que ser mieserable.

 

Los periódicos digitales y las televisiones en la red, prácticamente dan la misma información, solo que al estar los vídeos colgados permanentemente pues los puedes ver cuando quieras, pero es lo mismo que vemos continuamente. Hay zonas acordonadas permanentemente por el ejército así que , en las zonas donde pasan cosas realmente interesantes la información está restringida. Los programas del corazón, o prensa rosa como se les llama también, se dedican a dar la información como si fuera de su incumbencia, preguntando a famosos y gente del espectáculo como están viviendo esta crisis. Es absurdo.

 

Se han dado casos en prácticamente toda la península, incluida Portugal, donde ya se ha restringido el transporte marítimo y se espera que en las próximas horas pase lo mismo con el terrestre y aéreo. No lo han impuesto los países vecinos, sino que han sido ellos por voluntad propia. A la enfermedad se le conoce como la “Fiebre Española”, porque sus síntomas son una fiebre severa que hace que la gente se vuelva extremadamente agresiva y hostil pasadas las veinticuatro horas desde el contagio. Siguen sin decir nada que están muertos, supongo que eso es tan descabellado que no quieren decirlo.

 

Ahora mismo en la televisión pública emiten un informativo especial desde la sala de prensa del Parlament de Catalunya en la que habla una portavoz de Margaret Chan (Directora General de la Organización Mundial de la Salud) que está aún de camino a la zona afectada. Al parecer, hay unos cuantos afectados siendo investigados para poder crear una cura, una vacuna o algún tipo de modificación genética de los tejidos afectados. La Organización Mundial de la Salud, elaborará un informe exhaustivo y lo hará llegar a los diferentes gobiernos para que tomen las medidas que crean oportunas. Así como un plan de aislamiento de los afectados, para que no ataquen a la población con su comportamiento hostil y extremadamente agresivo.

 

En menos de diez días, ese comunicado empezará a distribuirse a todas las partes del mundo que lo soliciten. Como medida cautelar, entre setenta y dos horas y noventa y seis se cerrarán todas las fronteras para la península ibérica. Los aeropuertos no venden billetes de avión a más de tres días vista, ya que si lo declarasen en setenta y dos horas, mucha gente se quedaría en tierra. Las fronteras con Francia tendrán por primera vez en muchos años controles de La Guardia Civil, para garantizar que las cosas se hacen correctamente.

 

En cuanto a los puertos marítimos es más complicada la cosa, no saldrán barcos turísticos o de recreo, pero sí de carga y defensa. El ejército tomará las calles en las próximas horas, ya que si los altercados continúan, las policías locales y autonómicas no podrán hacer frente a la complicada situación.  Muchos refuerzos vendrán por mar, y más en Barcelona, que tiene un puerto tan importante. Desde aquí llegarán los refuerzos en las fragatas.

 

Por tanto no podrán nunca limitar esta vía. Ya que si bloqueasen este tipo de transporte, muchas necesidades básicas se verían afectadas, transporte de petróleo, alimentos o medicamentos por ejemplo, que siempre han utilizado este medio y no pueden prescindir de él. Así que será la Policía Portuaria la que regule el tránsito en los puertos junto a la Armada Española. La situación allí será complicada y tensa.

 

Esto acojona y mucho.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres