Blogia
HOTEL CALIFORNIA

PATRICK DIA XIII (Capítulo 51)

 

Las noches están siendo mucho peores que los días, parece que esas cosas sean más activos por la noche. Supongo que aprovechan la poca visibilidad de sus presas, a ellos parece darles igual. Lo de ayer fue una pesadilla, esa matanza a apenas unos metros, nos ha dejado a todos tocados anímicamente, hoy el desayuno parecía un velatorio. Encima los imbéciles de nuestros vecinos, disparan a los no muertos que merodean la carretera, convirtiendo esta zona en un anuncio de comida fácil al resto de esas cosas que hay por aquí alrededor.

 

Hay que ser inculto. Intentamos pasar desapercibidos y ellos se dedican a disparar a unos seres que si bien matan al que tienen delante, el ruido consigue atraer a tres más. Qué rabia.Jared dice que lo mejor es que no revelemos nuestra posición, tenemos comida, agua, un generador eléctrico si nos quedamos sin electricidad y más ganas de vivir que ellos. Hemos hecho un agujero en el armario que pusimos contra la ventana para poder ver qué pasa ahí fuera. Desde el Hotel, hay un tirador con una escopeta de caza que dispara a quemarropa contra los no muertos que han quedado en la carretera. Hay docenas de ellos, lo único que hace, aparte de llamar la atención de más es desmembrarlos y hacerlos más peligrosos, ya que ahora aparecerán arrastrándose siendo menos visibles y más letales. Un mordisco en un tobillo te mata igual que en el cuello, puede que más lento, pero la infección ya la contraes.

 

De vez en cuando, le da a algún coche aparcado, éste enciende las luces y el claxon debido a su alarma. El muy incauto se echa a reír como un descosido y vuelve a beber un trago de lo que parece ser una botella de whisky. Dios, como me gustaría patearles el culo, nos están condenando a todos. Uno de los que lleva uniforme de policía, saca un mapa lo extiende e indica un punto a otro que también viste igual. El cateto de la escopeta sigue a lo suyo. Sigo mirando por el agujero del armario cuando, el que sujeta el mapa le indica con el dedo al otro que mire justo donde estoy yo. Puede que me haya visto. Joder.

 

Aviso a Jared:

 

-Jared ven un momento. –Susurro.

 

-Dime.- Pregunta intrigado.

 

-Creo que me han visto. –Le digo, preocupado. –Uno de los policías ha mirado hacia aquí y ha apuntado con el dedo.

 

-Déjame mirar.

 

Jared se asoma, dice que ya no hay nadie y el tirador está recargando whisky. De repente, se echa hacia atrás asustado y me dice:

 

-¡Serán hijos de puta! –Grita mientras se aleja del agujero.

 

-¿Qué pasa? –Le pregunto sobresaltado.

 

-Nos han tirado un cóctel molotov. –Grita mientras baja las escaleras corriendo.

 

Baja para abajo y se queda mirándolo. Le sigo. Me quedo perplejo al ver que no hace nada. Cojo uno de los extintores y me pone la mano para que no lo haga, sigue mirando el fuego en la distancia. Lo miro perplejo.

 

-Están poniéndonos a prueba. Ahora mismo estarán mirando aquí. No creo que llegue a más y si lo apagamos desvelará nuestra posición. Seguramente no te han visto a ti, sino a la luz que cambiaba al apartarte y eso han visto ellos, movimiento. –Me explica observando el fuego.

 

Ha caído en asfalto y se está apagando según se consume el líquido inflamable, huele a gasolina.

 

-Cuando oscurezca un poco, pondremos algo que nos permita ver, pero que no traspase la luz. – Dictamina.- Hoy se acabó curiosear por ahí.

 

Me han quitado mi ventana al mundo. No paran de disparar, son unos pesados. Como no me queda más, me informaré con la televisión e Internet. Los noticiarios dicen que las fronteras con Francia son un caos, el país galo ha dictaminado que no dejarán pasar refugiados españoles bajo ningún concepto. En una par de puntos se ha llegado a las manos, el ambiente está caliente y la policía fronteriza francesa ,junto con los antidisturbios, han abierto fuego con pelotas de goma, la reacción ha sido inmediata. Los agentes fronterizos han sido lapidados por los civiles que eran muchos más, pero es que no eran solo españoles, algunos ciudadanos franceses se han revelado contra la policía de su propio país.

 

Los modelos autoritarios están perdiendo fuelle, pues como revela el telediario y ahora me hace entender la naturaleza del vecindario, muchos policías locales y guardias urbanos han desertado ante las numerosas bajas que han sufrido. Morir por la patria está anticuado hoy en día. Cuando empezaron las revueltas y sus familias fueron tratadas como perros rabiosos, la tensión reventó los nervios que ya de por sí estaban a flor de piel. Creando una mezcla explosiva, unos asalariados que se dedicaban a regular el tráfico o detener cacos de poca monta, de repente tenían la autoridad para filtrar quien se salva y quién no. Sus familias y conocidos, se colaban ante los ojos de algunas familias desesperadas por salir de allí, creando batallas campales altamente susceptibles a los ataques de los no muertos que no solo se multiplicaban en número, sino que además aparecían conquistados con la idea de comida fácil que anunciaba el ruido que generaba aquella muchedumbre en una ciudad vacía, donde los únicos habitantes que pretendían quedarse, mantenían el silencio que les aseguraba un poco de seguridad.

 

Los desaparecidos son miles, pero ya no se tiene en cuenta, ya que la gran mayoría ha salido de la ciudad en dos turnos. Los primeros por voluntad propia y los segundos forzados ante el anuncio del cierre de fronteras. La infección es masiva en toda la península, las áreas de servicio desbordadas de vehículos y pasajeros que ni siquiera saben cuales son las zonas más seguras, son un centro de ataques de infectados. En las noticias dicen que no se paren nunca sino es imprescindible y que intenten que la visita sea breve y concisa. Nada de entretenerse.

 

Uno de los mayores accidentes de toda la península ha sido en una carretera por donde pasa un puente elevado sobre los carriles y ante el dantesco ataque de no muertos a gente que pasaba para recoger sus coches, un camión se ha chocado con la base del puente, tirándolo sobre los carriles de la autopista. Una increíble colisión en cadena ha hecho que un centenar de coches ardan y atrapen a sus ocupantes en su interior. El país se está yendo a la mierda.

 

En otro orden de acontecimientos, las centrales eléctricas más antiguas, puesto que los técnicos de mantenimiento no se están presentando en sus puestos, están colapsándose. Unas se incendian, otras simplemente dejan de funcionar y algunas, esto es lo más triste, están siendo boicoteadas por humanos. Qué barbaridad. El Gobierno anuncia que las centrales nucleares, empezarán a ser inoperativasdebido al cese de actividad en ellas por falta de personal.

 

Muchas Ongs ofrecerán comida y agua a los refugiados. Así como se está estudiando crear campos de refugiados hasta que se llegue a un acuerdo con los países vecinos. El caos es tal que, la gente más pudiente está usando sus Jets privados para irse a otros países y el Ejército de Aire está amenazando con derribarlos con los cazas Eurofighter si hiciera falta. En pocas horas se empezará a restringir el tráfico aéreo y un billete de avión al extranjero puede llegar a cientos de miles de euros. Qué fácil es aprovecharse del necesitado.

 

Internet es un hervidero de rumores y tonterías de gente que quiere fama por un día. Los vídeos de matanzas y carnicerías, de los que hay muchos, no me interesan después de lo de anoche.

 

Mientras, el idiota de fuera sigue disparando a bocajarro, sin saber siquiera que solo mueren cuando se les destruye el cerebro. Ya he pensado que usaré para que no se vea mientras miramos al otro lado.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres